Blockchain y la ciudad perfecta de Platón

by | 28 May 2018 | Innovación, Inteligencia artificial

 Organizaciones Autónomas Descentralizadas

Inteligencia, carácter y deseo: según Platón, estos son los tres elementos del alma humana, y son, por tanto, los tres elementos que deben configurar la ciudad perfecta. Una ciudad, que, a semejanza del alma, estará dividida en tres estamentos: los filósofos, los guardianes y los obreros. Cada uno de ellos deberá cultivar la virtud que más se adecua a su función: los filósofos desarrollarán la sabiduría, pues ellos deben gobernar; los guardianes, el valor, para proteger y defender la ciudad; y los obreros, la templanza, como corresponde a quienes deben trabajar para los dos estamentos superiores y obedecer las leyes.

Esta visión nos parece lejana y también superada. Recuerda a “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, que está lejos de ser verdaderamente un mundo feliz. Pero no es una visión tan lejana. De alguna forma se encuentra en las tendencias actuales que cifran en la tecnología la solución buena a todos nuestros males, toda vez que consigamos que las personas intervengan lo menos posible y todo sea hecho mediante máquinas y algoritmos ecuánimes. Es el caso de las llamadas Organizaciones Autónomas Descentralizadas (DAO, por sus siglas en inglés), basadas en la cadena de bloques (blockchain).

Estas organizaciones se denominan “autónomas” por cuanto pueden operar sin la mediación de personas. ¿Cómo? Mediante la realización de transacciones controladas por contratos inteligentes. Son “descentralizadas” porque el control de dichas transacciones se confía en la cadena de bloques. Por tanto, los contratos inteligentes actúan a modo de procesos, o reglas que rigen la organización, mientras que el negocio en sí de tal organización es la ejecución de ciertas transacciones.

Un ejemplo de organización DAO lo tenemos en la empresa The DAO, creada en abril de 2016 sobre la plataforma Ethereum como una empresa de capital riesgo. Su objetivo era financiar proyectos de manera transparente y descentralizada. Los proyectos eran propuestos por “contratistas”, cuya identidad era validada por voluntarios llamados “comisarios” (curators), quienes publicaban los proyectos en una lista blanca, de tal forma que un inversor podía financiar un proyecto dado, según su interés. Es decir, las transacciones de DAO, consistían en la transferencia de dinero a un proyecto dado, que era regido mediante el contrato inteligente (el proceso) entre los contratistas e inversores que hemos descrito.

El futuro de la transformación digital sólo será posible si no nos empeñamos en sacar a las personas de la ecuación

Supuestamente esta organización descentralizada era perfecta por la ausencia de intermediarios, lo que garantizaba que no se desviara ningún tipo de financiación hacia manos poco claras. Un mundo feliz. Es la ciudad descrita por Platón. La inteligencia se encuentra en los contratos inteligentes, sus algoritmos son los filósofos que practican la sabiduría; los guardianes son los “comisarios”, o más en general, los mineros de blockchain que verifican las transacciones antes de incorporarlas a una cadena de bloques en un nodo particular; los obreros somos el resto, cuya capacidad no nos alcanza a entender lo complejo de este mundo digital y solo nos queda servir a quienes lo gobiernan y seguir sus leyes con templanza de ánimo.

Por desgracia, la empresa The DAO no tuvo una existencia feliz. En junio de 2016 se explotó una vulnerabilidad del código, es decir, del contrato inteligente (que no sería entonces tan inteligente) y sufrió un ataque permitiendo capturar millones de etheres (la criptomoneda de Ethereum) destinados a financiar proyectos. Los bloques de The DAO tuvieron que ser intervenidos manualmente para restaurar la situación. Parece entonces que la Organización Autónoma Descentralizada no era tan autónoma, ni nuestro mundo era tan perfecto.

El futuro de la transformación digital sólo será posible si no nos empeñamos en sacar a las personas de la ecuación. Ni la inteligencia artificial es tan inteligente, ni las DAO tan autónomas. En todos los casos es necesario tener una intervención humana. No podemos pensar que el sueño de un mundo feliz reside en apartar a las personas (supuesta fuente de imperfección) para ser gobernados por máquinas. No, por la simple razón de que esas máquinas están a su vez gobernadas por algoritmos creados por personas.

Para encontrar solución podemos recurrir de nuevo a Platón. Al final del libro IX de su obra La República, donde describe esta ciudad perfecta, reconoce, por boca de Glauco, que tal ciudad “no existe, salvo en nuestra idea”. A lo que Sócrates responde que acaso en el cielo haya un modelo que sirva de referencia a quien lo vea, para “arreglar sobre él la conducta de su alma”.

Si buscamos una ciudad perfecta, no pensemos en cambiar las personas por máquinas, sino en cambiar nosotros como personas para crear esa ciudad perfecta.

 

 Publicado en DigitalBiz